29/6/06

Se apareó, sí señor... se apareó



Se oye al viejo Hooker que trata de convencerme. Me invita y se lo creo. Pero mira lo que toca el malparido... your own step on your own step... Así, sin quererlo, su guitarra me señala mi propio camino, ¿se lo explico al que me pregunte? Me vale güevo ¿Qué se siente? Se siente uno mismo, y ya.
Ahí es cuando uno se entrega a los anzuelos ¡que jalen para todos lados! Al fin y al cabo la cosa es sencilla... un hijo y yá!!!... Párenla... la vida es una enfermedad contagiosa... ahí si se me cae la cara de vergüenza... pero es cierto. De algo sirvió la clase de religión.
Ahora se preguntan ¿en qué piensa el Guarín? Pues en lo obvio, ¿y cuál es el camino? ¿Qué más se puede preguntar alguien que viaja en la cabeza del camello? El camino se va asomando a cada paso, se va revelando, como en una película con fondo y sin fin... como cuando el pelo del actor es revolcado por un ventilador... Así no más... con todo esparcimiento, pero sin cesar...
El Guarín se pregunta por los guarincitos que van a seguir... y se preocupa. De eso siempre se cuidó. Y ahora de quien nos cuidaremos? Vaya y recojan ustedes eso...
Pero sigue valiendo güevo... es verdad... el guarincito se apareó... y qué?

EL VIEJOSKR

2 comentarios:

fil dijo...

En cualquier especie la reproducción es el imperativo biologico, tarde o temprano te toca y p'eso vives, pero le has dado bien guaro, le has dado en toda la pepita

oscar dijo...

Escribir un libro, sembrar un árbol y tener un hijo. Hay que ponerla más berraca.

Que el libro sea palabra viva, que el árbol de buenos frutos y el hijo sea digno de su padre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...